El invierno se caracteriza por ser la estación más corta del año, finalizando oficialmente el día 20 de marzo, durando un total de 88 días y 23 horas (con el comienzo de la primavera).
Invierno es para la Medicina Tradicional China un espacio de tiempo destinado a cuidar específicamente de un órgano en concreto, el riñón
Ya es conocido que para los grandes clásicos chinos los seres vivos no son sino la conjunción de dos energías, la terrestre y la celestial, por tanto, todo lo que ocurra en ellos será resultado de lo que se produzca en su universo exterior. Es en este contexto que todo está relacionado: el ser, con su fisiología y sus emociones, con cuanto le rodea. Un reflejo de ello es la asociación que hace la Medicina Tradicional China con las estaciones del año y los órganos. Si en otoño la supremacía le correspondíaal pulmón, de cuya energía dependemos, entre otras cosas, para incrementar nuestras defensas, en invierno la responsabilidad pasa al riñón, que se identifica con el frío, el color negro y una etapa de “muerte” figurada que dará lugar a un nuevo nacimiento cuando llegue la primavera. Ese periodo de adormecimiento simulado que vemos en bosques y prados, esa fase Yin que está en todo su apogeo, es lo que traducido a nuestro microcosmos nos explica porqué, por lo general, nos sentimos menos eufóricos en invierno que en verano. Es el momento de conservar la energía y los recursos, de buscar el calor interior, el descanso, la reflexión y la recuperación. Los médicos populares chinos afirmaban hace ya 5000 años que “los riñones son los gobernantes del invierno, en ellos se almacena la esencia y ellos gobiernan todo lo que está retirado y dormido y todo lo que es acumulado”.
El elemento que se asocia con el riñón es el agua, con el que se identifica el principio fundamental de la vida tal y como demuestra el hecho de que el cuerpo humano está compuesto en aproximadamente un 75% de este preciado líquido. Así mismo, el agua forma lo que podríamos llamar el “sistema circulatorio” de la Tierra al incluir la lluvia, la nieve que se acumula en las montañas, los ríos, los lagos, las corrientes, los mares y océanos y hasta las nubes.
Los riñones son los gobernantes del invierno, en ellos se almacena la esencia y ellos gobiernan todo lo que está retirado y dormido y todo lo que es acumulado
Anatómicamente el riñón gobierna los huesos, la médula y el cerebro, por ello cualquier problema óseo o una disminución de las facultades mentales puede suponer una llamada de auxilio de éste órgano que está gritándonos que algo en su territorio no anda bien. Respecto a su aspecto sensorial, el riñón comunica con las orejas permitiendo así el sentido del oído y la audición. No deja de ser curioso que oreja y riñón tengan una forma muy parecida, similar a su vez a la del embrión humano, que se desarrolla en un medio acuoso a travésdel cual se transmite el sonido
El invierno se caracteriza porque es una estación fría, en la que muchas personas tienden a sufrir una pérdida o rebaja de defensas, que puede llevar a que éstas se enfermen por las patologías más típicas de esta época del año: la gripe, el resfriado…
Por eso nuestro organismo, y en particular nuestras vías respiratorias se ven afectadas por virus y bacterias, provocando estados de resfriados y estados gripales de origen viral, acompañados de fiebre y decaimiento general, obligándonos al reposo forzado
Las infecciones respiratorias agudas, resfriados, gripe, faringitis, bronquitis, etc. siendo el uso de plantas medicinales la alternativa para no utilizar antibióticos en el tratamiento de dichas enfermedades, incluso resulta menos costoso y más eficaz.
Entre las plantas que han demostrado su eficacia en el tratamiento de estas enfermedades destacan la equinácea y el propóleo (elaborado por las abejas a partir de distintos vegetales).
EQUINÁCEA
Es una planta que da flores, también se conoce como “flor cónica púrpura”, crece principalmente en Europa y en América del Norte. Hay tres especies de equinácea que son útiles medicinalmente: Echinacea augustifolia, Echinacea purpurea y Echinacea pallida.

Beneficios:
• Es un excelente antibiótico natural que estimula y fortalece el sistema inmunológico (aumenta las defensas).
• Reduce la duración y gravedad de los resfriados y la gripe, sobretodo si se toma cuando aparecen los primeros síntomas del resfriado.
• Ayuda a bajar la fiebre.
• Actúa como antiinflamatorio y analgésico (quita el dolor), incluso se puede usar en afecciones virales.
• Se utiliza como depurativo, esto quiere decir que el extracto de la planta limpia y purifica el torrente circulatorio.
• Favorece la cicatrización de heridas, quemaduras, picaduras de insectos.
• Se emplea para tratar infecciones urinarias.

PROPÓLEO
El propóleo (própolis) es una sustancia que obtienen las abejas de las resinas y secreciones que cubren a los árboles y que posteriormente procesan con la secreción de sus glándulas salivales, convirtiéndola en un potente antibiótico natural.
Beneficios:
• Ayuda a prevenir y tratar enfermedades de las vías respiratorias como: gripe, tos, garganta irritada, pecho congestionado, inflamación causada por fumar, por la contaminación del medio ambiente o por procesos alérgicos, etc.
• Se puede utilizar como cicatrizante en aftas, fuegos o cualquier tipo de herida en el cuerpo, ya que ayuda a regenerar rápidamente las células.
• Contiene flavonoides (sustancias antioxidantes).
• Tiene un efecto bactericida (elimina bacterias).
• Es fungicida, esto quiere decir que elimina hongos.
• Puede ser aplicado como antiséptico en pequeñas heridas o raspones.
• Es efectivo contra algunos casos de parasitosis intestinal.
• Recuerda que el uso adecuado y controlado de las plantas medicinales y sustancias naturales en el tratamiento de las infecciones respiratorias, ya sean de origen vírico, bacteriano o fúngico, no sólo puede tratar los síntomas de una infección respiratoria, igualmente logra prevenirla y acortar su duración.

En invierno disminuyen las horas de luz, por lo que se reduce el tiempo de exposición al sol, una de las principales fuentes de vitamina D.
Es por ello que debemos reforzar nuestra dieta con alimentos que contengan esta vitamina, muy necesaria para la salud de nuestros huesos