El recuerdo del placer es el dolor de su ausencia

Y nos duele en su presencia el tenerlo que perder

Tan hábil es el hombre para padecer

Y tan débil para gozar

Que llora su propio placer

Por que no haya que llorar.